Y si me gustan las texturas esponjosas

Desde que quedé embarazada de Cristóbal empezaron mis antojos por el dulce. En Panamá no encontraba los postres con los que soñaba. Yo le decía a mi mamá “quiero un postre mojadito”, soñaba con texturas suaves, esponjosas, livianas.

Fui extremadamente juiciosa con mi embarazo y cuidé mucho de mi comida, lo hacía por mi y por mi bebé. Sin embargo, yo juraba que después del embarazo las ganas por los postres mojaditos pasarían, qué va, sigo esperando el momento. Muero mal por los postres y por sus texturas. Cada vez que cocino algo quiero que sea esponjoso, suave, liviano. Adicionalmente, tengo un esposo que, afortunadamente, le encanta todo lo que cocino, pero le gustan las preparaciones mojadas.

A raíz que eliminé el gluten de mi vida, hace ya 3 años (no lo puedo creer) ha sido difícil encontrar las combinaciones de harinas que den la textura que la harina convencional da. Sin embargo, creo, que con el tiempo, cada día me siento más cerca de encontrar esas imitaciones reales.

El banano me encanta. El sabor, textura y azúcar natural es perfecto para mi. He preparado miles de recetas  con él y muchas tortas de banano pero creo que ésta es de mis preferidas ya que es súper sencilla de hacer, tiene pocos ingredientes y es divina. Esta receta tiene historia porque tengo una amiga que, desde el colegio, hemos compartido muchísimas cosas. Ahora, ella está lejos pero seguimos más que cerca porque queremos darle lo mejor a nuestras familias. Ella me manda y me manda ideas y en estas vacaciones pude ir a su casa y comer una cena deliciosa preparada por ella. Jenny es increíble y es lo más generoso del mundo. Cuando probé su torta casi me muerooo y la verdad, todo el mundo se moría con su comida. Amor total. Gracias Jenny por compartir tus recetas conmigo, adoro nuestra amistad.

Aquí les dejo la receta:

  • 3 bananos muy maduros (este es el secreto que quede muyyy dulce)
  • 1 huevo batido
  • 1 1/2 taza de harina sin gluten (pueden hacer las sustitución que quieran)
  • 1 tsp de vainilla
  • 1/2 tsp de canela en polvo
  • pizca de nuez moscada
  • 1/3 taza de aceite de coco
  • 1 tsp de baking soda
  • Pizca de sal rosada
  • 1/4 taza de stevia o endulzante (opcional)

Procedimiento:

  • Precalienta el horno a 350
  • En un bowl machaca MUY bien los bananos con un tenedor (sin grumos)
  • Adiciona el aceite de coco, el baking soda y la sal. Mezcla bien.
  • Introduce el endulzante, huevo batido y vainilla.
  • Por último adiciona la harina y con una pala y movimientos envolventes mezcla.
  • En tu molde pon tu mezcla (yo recomiendo moldes de silicona porque no se pegan)
  • Lleva al horno por 45 minutos o hasta que el cuchillo salga limpio.